La Reproducción De La Sabana Santa.

sabana-santa

LIENZO SIMILAR

Todos conocemos la llamada Sabana Santa también conocida como Sudario de Turín.

Hace tiempo salió en los periódicos y revistas que el científico italiano, Luigi Garlaschelli.

hqdefault

Consiguió reproducir la Sábana Santa de Turín empleando técnicas medievales.

Otros muchos antes que él habían intentado clonarla sin conseguirlo.

Del medio centenar de copias que aproximadamente se conocen de la reliquia ninguna aguanta la comparación visual con el original.

Profesor de química en la universidad de Pavía, decía haber reproducido la imagen de la Sábana Santa de Turín con medios disponibles en la Edad Media.

Según él esto prueba definitivamente que la Sábana Santa es una falsificación medieval.

Para su experimento, el científico reconoció haber seguido el método sugerido por el estudioso estadounidense Joe Nickell en 1938.

Luigi Garlaschelli, que presentó su experimento en una conferencia en el norte de Italia ha conseguido realizar una reproducción muy parecida a la Sábana Santa.

«Me ha llevado un par de años investigar qué tipo de materiales se utilizaban en la Edad Media y dar justo con aquellos que podrían haber sido los que se emplearon para realizar la Sábana Santa. Pero una vez que conseguí identificarlos, realizar la copia de la Sábana Santa ha resultado un proceso muy sencillo. Tanto que podría hacer una cada tres días»

Utilizando materiales de la Edad Media uso de ácidos, envejecimiento del lienzo por calor y lavado; pintura y ácido sulfúrico a 1,2 por ciento en agua junto con pigmentos de aluminio y cobalto.

Por último se le añadieron restos de sangre, quemaduras y restos de agua para producir el efecto final.

Usando únicamente técnicas que estaban disponibles en esos siglos de la Edad Media.

En resumen, son pigmentos con ácido y una máscara.

Los pigmentos fueron artificialmente envejecidos calentando la sábana en un horno y luego lavándola, proceso que los elimina de la superficie y que produce una imagen similar a la de la Sábana Santa de Turín.

“Los análisis que se han realizado de la Sábana Santa revelan que no hay en ella pigmentos, sólo restos de ellos. Así que se  aventuró que quizás había sido fabricada utilizando un bajo relieve, apoyando la tela sobre él y aplicando con una borla el color en polvo.

Con el paso del tiempo el pigmento se habría caído, lo que explicaría que hoy sólo queden restos. Pues bien: yo lo único que he hecho ha sido llevar a la práctica esa hipótesis, algo que sin embargo nunca había hecho nadie. Y el resultado habla por sí solo”.

Pero lo más difícil, sin duda, fue conseguir la medida justa de sales y acidez del pigmento para lograr la composición de los usados en la original.

Luego fue todo bastante sencillo”, admite.

«Cogí un voluntario, le cubrí el rostro con una máscara en bajo relieve y apliqué directamente el pigmento en polvo. Después, y dado que no podía esperar 500 años para comprobar cómo envejecía, aceleré el proceso: la lavé y la sequé en un horno varias veces. Y ya está».

Según Garlaschelli, las razones de la escasa posibilidad de la originalidad de la Sábana Santa son varias:

  • Una textura no usada en el primer siglo.
  • La manera en la que se cubrió el cadáver, contraria a las costumbres judías del tiempo.
  • El rendimiento artístico del pelo, de los miembros y de las coladuras de la sangre.
  • La falta de las deformaciones geométricas, que nos esperaríamos de una huella dejada por un cuerpo humano sobre un sábana envuelto.
  • Y sobre todo el hecho que el Santo Sudario apareció en Francia sólo hacia el 1357.

El dinero, en este caso 2500 Euros, para financiar este experimento ha salido de las arcas de una asociación italiana de ateos y agnósticos.

Garlaschelli asegura que eso no ha condicionado el resultado del mismo.

Inevitablemente, su trabajo supone una prueba más de la falsedad de la reliquia, determinada ya por otros análisis científicos.

Garlaschelli ha dedicado lo mejor de sus esfuerzos en las últimas décadas a hacer experimentos para desacreditar todo tipo de milagros y fenómenos inexplicados por la ciencia.

Cree que la ciencia es capaz de explicarlo todo, sólo hay que investigar un poco hasta dar con la solución.

En otras palabras: no puede existir nada inexplicable; todo tiene que tener una causa natural y no hace falta recurrir a Dios.

Así, desde 1991 ha escrito numerosos artículos contra los milagros más venerados en Italia, como la famosa sangre de san Genaro (que se hace líquida cada año en el día de su fiesta).

sangenaro

ampolla

icono-an-pantaleon-500x701

El milagro eucarístico de Bolsena:

milagro-de-bolsena

 De algunas imágenes de la Virgen que lloran sangre:

estatuas-que-lloran-descubre-su-curiosa-explicacion-desde-las-ciencias

170414f379dbd50med

O sea, que no hay milagro que  Garlaschelli no pueda explicar, porque todos tienen que ser falsos.

No es que haya dado respuestas convincentes, pero cuando uno está persuadido de que la intervención de Dios en el mundo es imposible o que no existe nada que no sea material, entonces casi cualquier argumento basta.

La copia de la Sábana Santa hecha por  Garlaschelli es similar a la original a simple vista.

Pero…….

La comunidad científica sabe que las microquemaduras que forman la imagen original no se parecen en nada a estos resultados si se ven en microscopio.

En la Sábana Santa la sangre llegó primero a la tela y después se grabó la imagen, no al revés como lo hizo Garlaschelli.

Además de que su copia no tiene ningún tipo de característica tridimensional, que sigue sin ser explicada en el original.

Por si fuera poco, los pigmentos de cobalto que ha usado no están presentes en la Sábana Santa. A

Aun así las noticias afirmaron que un “científico italiano desenmascara la Sábana Santa”.

Sin embargo, la muestra que Garlaschelli ha presentado no resistirá a las pruebas multidisciplinarias que a lo largo de la vida a enfrentado la sabana santa.

Entre otras las pruebas de las propiedades tridimensionales de la imagen.

La presencia de sangre humana con índices altísimos de bilirrubina.

Las plantas que marcan el recorrido histórico de la sabana santa.

El mecanismo de transferencia de la imagen de un crucificado con todas las heridas descritas en los Evangelios a un lienzo.

La sangre que está en la Sábana Santa original no es sangre completa, sino sangre que se ha separado del suero, sangre que “proviene de heridas verdaderas“.

Además, la sangre que aparece en distintas partes de la misma es de un flujo post mortem.

Cuando se ven en la perspectiva tridimensional la sabana santa de Garlaschelli se ve bastante grotesca.

Las manos están incrustadas en el cuerpo y las piernas se ven poco naturales.

La datación por radiocarbono de la sábana santa, fue realizada en 1988 por tres laboratorios de Estados Unidos, Reino Unido y Suiza.

El resultado?

Se fechó el lino del sudario de Turín entre 1260 y 1390 (±10 años), con una fiabilidad del 95%, lo que implica que no pudo envolver ningún cuerpo en el siglo I.

El resultado del análisis se publicó en la revista Nature:

http://www.shroud.com/nature.htm

Recordemos también que la postura oficial de la Iglesia no reconoce la autenticidad de la Sábana Santa, más allá de ser un “poderoso recordatorio” de la Pasión.

En la imagen pueden ver a la izquierda la Sábana Santa original, y a la derecha la reproducción.

An archive negative image of the Shroud of Turin (L) is shown next to one recreated by an Italian scientist and released in Pavia October 5, 2009. REUTERS/Turin Diocese (L) and Luigi Garlaschelli/Handout

An archive negative image of the Shroud of Turin (L) is shown next to one recreated by an Italian scientist and released in Pavia October 5, 2009. REUTERS/Turin Diocese (L) and Luigi Garlaschelli/Handout

Si una causa natural puede explicar el asunto, no hace falta hablar de milagro.

Pero ¿qué debe hacer un científico honesto si sus resultados no llegan a explicar un fenómeno extraordinario?

Sin duda, debería exponer con claridad sus resultados y admitir que está ante algo que sobrepasa su ciencia.

De ningún modo debe hacer creer a los demás que ha encontrado la respuesta.

Los científicos han usado instrumentos de vanguardia, puestos a su disposición por diversas casas productoras.

Han efectuado numerosas mediciones no destructivas de espectroscopia infrarroja, visible y ultravioleta, de fluorescencia de rayos X, de termografía y pirólisis, de espectrometría de masa, de análisis micro Raman, fotografía en transmisión, microsocopía, extracción de fibrillas y test microquímicos.

De hecho, al día de hoy la ciencia todavía no está en condiciones de explicar de qué modo se ha formado la imagen corpórea en el Santo Sudario.

No hay ninguna polémica científica sobre el origen medieval de la tela; sólo gritos desde las filas más crédulas de la fe.

La copia de Luigi Garlaschelli no demuestra nada y no reúne los requisitos esenciales para develar los misterios de la sindone.

Que científicos de renombre se dediquen a querer demostrar que todo lo que han creído cristianos durante siglos no es más que una farsa es loable.

Pero al parecer lo único demostrado en este caso es que Luigi Garlaschelli no pudo demostrar nada.

IMAGINATE, estaba tan inseguro de sus resultados que dijo : “si no han creído al carbono 14, tampoco me creerán a mí”, sin duda alguna se cura en salud.

 

 

MISTERIO RESUELTO 0022.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *