Alfred Lowenstein

TRANCO DESAFORTUNADO

Tranco: 
Paso o salto con las piernas muy abiertas.

Desafortunado:
Que no se considera adecuado en una situación determinada.

 

La historia empieza el 4 de julio de 1928 en el primer aeropuerto construido en la Ciudad de Londres de nombre Croydon.

Resultado de imagen para aeropuerto Croydon

El avión Fokker F7  del millonario Alfred Lowenstein levantó vuelo a las  18:06 horas con rumbo al aeropuerto de la Ciudad de Bruselas.

Resultado de imagen para Brussels aeroport

Tenían que volar 376.5 km

Mapa de Aeropuerto de Bruselas (BRU), Leopoldlaan, 1930 Zaventem, Bélgica a Croydon, Reino Unido

Antes de llegar a su destino, los pasajeros se dieron cuenta que  Alfred Lowenstein ya no se encontraba dentro del avión, había desaparecido.

Todos estaban seguros que había abordado el avión.

Después de buscarlo.

Todos estaban seguros que no se encontraba dentro del avión.

Pero …….

¿Qué sucedió en los aires?

Antes de las 18:00 horas ya estaban esperando al Señor Alfred Lowenstein  en el aeropuerto:

Resultado de imagen para alfred lowenstein disappearance

 

A los mandos de su avión se encontraba Donald Drew, antiguo piloto de la Imperial Airways y como copiloto el mecánico Robert Little.

 

Resultado de imagen para [pilot Donald Drew

 

Con él viajaban dos de sus secretarios:

Arthur Hodgson, secretario y confidente así como su ayudante de cámara Fred Baxter.

20140210-012325.jpg

Así como dos secretarias, Eileen Clarke y Paula Bidalon, sus asientos fueron los siguientes.

20140210-012644.jpg

Emprendieron rumbo:

Resultado de imagen para alfred lowenstein plane

 

Los pasajeros declararon que en algún momento del vuelo sobre el Canal de la Mancha.

Imagen relacionada

 

El Señor Alfred Lowenstein se levantó de su asiento hacía el lavabo, situado al fondo de un pasillo, junto a la cola del avión.

Pasados diez minutos, Fred Baxter, alertado por la ausencia, acudió al lavabo para averiguar como se encontraba su patrón.

Resultado de imagen para alfred lowenstein disappearance

Llamó a la puerta, pero no hubo respuesta.

La sorpresa fue mayúscula al comprobar que no estaba al forzar la puerta.

El inodoro estaba vacío, Albert Lowenstein había desaparecido.

Imagen relacionada

La tripulación registró frenéticamente el pequeño avión, que se aproximaba rápidamente a la costa francesa, no fue ubicado.

Imagen relacionada

El piloto aterrizó en la primera playa que divisó, llamada Dunkirk .

Resultado de imagen para deserted beach near Dunkirk

Se bajaron del avión pasajeros y tripulación, todavía en busca de Albert Lowenstein.

Resultado de imagen para alfred lowenstein disappearance

La playa estaba siendo utilizada por una unidad del ejército local así que cuando vieron el avión aterrizando, se apresuraron a encontrarlo.

Resultado de imagen para ejército en Dunkirk

Fueron interrogados por el teniente Marquailles.

El piloto Donald Drew tuvo que admitir que habían perdido a Alfred Loewenstein en alguna parte del Canal de la Mancha.

No se arrestó a nadie.

La excusa es que los hechos sucedieron en aguas internacionales.

Las investigaciones iniciaron y teniendo en cuenta sus numerosos enemigos y su gran fortuna, resultó profundamente sospechosa su desaparición.

Era el tercer hombre más rico de Inglaterra con una fortuna estimada de $167,467,283.24 dolares actuales (en aquel tiempo 12,000.000)

Se interrogó al piloto quien declaró que iba en la cabina del avión que no tenía conexión con el resto del avión.

Se interrogó a los pasajeros, todos declararon lo mismo, que se había levantado para ir al baño y que nunca regresó.

Se interrogó a su esposa, a sus deudores, acreedores y amigos.

Ninguna pista.

Se pensó que había sido un suicidio y los mercados de Europa sufrieron perdidas.

Resultado de imagen para alfred lowenstein disappearance

Finalmente el día 19 de julio de 1928, quince días después de su desaparición, el cuerpo de Alfred Loewenstein fue finalmente recuperado cerca de Boulogne por un pescador francés.

Resultado de imagen para Boulogne

Curiosamente tan solo vestía calzoncillos de seda, calcetines de seda, y zapatos.

 Fue llevado a Calais por barco de pesca donde su identidad fue confirmada por medio de su reloj de pulsera.

Una autopsia reveló que tenía una fractura parcial de su cráneo y varios huesos rotos.

Los científicos forenses concluyeron que estaba vivo cuando golpeó el agua.

Desafortunadamente para Alfred Loewenstein no murió cuando golpeó el agua porque el avión volaba muy bajo, se ahogó.

El misterio de su desaparición concluyó.

Resulta que en la parte trasera de la cabina del Fokker había una puerta sin ventanas que conducía a un pequeño inodoro.

Esta habitación también tenía una puerta que daba al exterior, el único medio de entrada y salida al avión.

Simplemente el distraído Alfred Loewenstein había abierto accidentalmente la puerta equivocada y cayó a su muerte.

Sin duda alguna la equivocación fue provocada por las distribuciones nuevas del avión  recién adquirido y diseñado a su gusto con todo lujo de detalles.

Era como una oficina volante que incluso contaba con un lavabo completo.

¿Qué tenemos entonces?

 

El lavabo estaba separado de la cabina principal por un pequeño vestíbulo.

Al salir del lavabo, Alfred Lowenstein tenía dos puertas frente de él:

Una a su derecha para regresar a la cabina principal y otra, justo enfrente, para salir del avión.

Se confundió.

Se dirigió a la puerta que le quedaba enfrente.

La puerta debe de haberse resistido a sus esfuerzos, pero Alfred Lowenstein era de carácter fuerte, debe de haber empujado la puerta con su hombro y antes de darse cuenta ya estaba fuera del avión.

Simplemente se cayó del avión.

No a sido el único.

Suele suceder.

Algunas veces lo más sencillo es lo verídico.

Cuando sucede un hecho del cual se desconocen las causas o el resultado, es fuente de muchas aseveraciones.

El paso del tiempo acomoda las cosas.

Más siempre existirá la tergiversación de los hechos.

 

IMAGINATE el miedo que vas a sentir cuando vayas al baño de un avión y al abrir la puerta para salir te acuerdes de Alfred Loewenstein,

MISTERIO RESUELTO 0097.

Donde el misterio es meticulosamente diseccionado para que deje de ser misterio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *