Mecanismo de Anticitera

PECIO FORTUITO

Pecio

Resto de una nave que ha naufragado o porción de lo que ella contiene


Fortuito:

Que sucede inesperadamente y por casualidad.
Nadie hubiera creído en su existencia.

Un mecanismo tan perfecto que sin duda alguna es un OOPArt (Out Of Place Artifact) esto es, un artefacto fuera de lugar.

Un artefacto fuera de lugar se le llama a algunos objetos descubiertos que se dice que fueron construidos en una época en la que no se tenían los conocimientos de la tecnología necesaria para su elaboración.

Uno de esos artefactos es el conocido como mecanismo de Anticitera:

Imagen relacionada

Se dice que el artefacto es anterior a los tiempos  de Cristo y no necesitamos ser conocedores para saber que en aquella época no tenían la capacidad necesaria para su elaboración.

Sin duda alguna el artefacto fue fabricado ya sea por visitantes extraterrestres o por los seres humanos que aprendieron los conocimientos necesarios de ellos.

Se dice que podrían ser una raza alienigena que tenía su hogar en el planeta Marte, que llegaron al planeta Tierra al destruirse su ecosistema y trajeron su tecnología hace miles de años.

Lo anterior se afirma ya que se encontró un artefacto similar en el planeta Marte.

Mecanismo-de-Anticitera-en-marte

Algunos otros comentan que el mecanismo de Anticitera es una Señal o huella que queda de algo o de alguien que ha pasado o que ha desaparecido.

En este caso se atribuye el origen a la desaparecida Atlántida.

El mecanismo de Anticitera representa un conocimiento tecnológico que no existía en el momento en que se dice que fue fabricado ya que tiene demasiadas piezas de metal.

Imagen relacionada

Siempre será un misterio saber de que mundo proviene.

Pero …….

Hoy sabemos que esos razonamientos son del siglo pasado.

Es verdad que durante las primeras décadas desde su descubrimiento, las personas al hablar del mecanismo de Anticitera se basaban más en la imaginación que los hechos.

Pero las cosas han cambiado durante el último medio siglo.

Sus secretos se revelaron, la tecnología actual sobrepasó a la tecnología antigua.

Los cuentos de tecnología extraterrestre tienen su origen con el autor suizo Erich von Däniken conocido inventor y propagador de teorías de conspiración.

La mayoría de los historiadores consideran las afirmaciónes arqueológicas de Erich von Däniken  como pseudociencia y son de la opinión de que está sacando conclusiones de largo alcance de pocas pruebas y hace caso omiso de las hipótesis alternativas más probables.

Resultado de imagen para Erich von Däniken

Publicó en 1976 el libro “El mensaje de los dioses” donde comenta que la tecnología del mecanismo de Anticitera no es de fabricación humana:

Resultado de imagen para El mensaje de los dioses

Libro en el que se preguntaba Erich von Däniken con el fin de avivar el fuego:

“¿De qué benévolos astronautas recibieron nuestros antepasados este sorprendente regalo?”

¿Tecnología extraterrestre?

No.

Simplemente intelecto humano.

La historia de su descubrimiento sucedió inesperadamente y por casualidad.

Un día, en el mes de Octubre de 1900, el capitán Dimitrios Kondos y su tripulación de pescadores de esponjas griegos que regresaban del norte de África cuando se toparon con una tormenta que los obligó a refugiarse a bordo de su barco de nombre Symian.

The immense size of the hull planks and anchors suggests the ship was a grain carrier, the only one found from antiquity. It probably smashed against the cliffs, its pieces scattered across a thousand feet of seabed.

El sitio donde buscaron protección se localiza frente a la pequeña isla de Anticitera, que se encuentra entre Creta y Citera.

FEB15_J99_Antikythera-map.jpg

 

Mapa del naufragio de Anticitera.

Después de la tormenta pasó, uno de los buceadores, Ilias Stadiatis, se puso su traje y su casco hermético conectado a través de una manguera a un compresor de aire en el barco y bajó en busca de almejas gigantes para alimentarse.

En fondo del mar Ilias Stadiatis vió los restos de un antiguo naufragio y solicitó ser subido a bordo:

Resultado de imagen para Elias Stadiatis

Pero antes agarró una de las piezas antes de la superficie con el fin de tener una prueba de lo que había visto.

Resultó ser un brazo de bronce.

Un barco se hundió en la posición 35° 53′ norte 23° 18′ este a poca distancia de un cabo septentrional de la isla de Anticitera.

Para el mes de Noviembre ya había avisado el capitán Dimitrios Kontos a las autoridades de Atenas del descubrimiento.

El capitán Dimitrios Kontos y su familia:

Kontos-D-Efoplistis

El otoño siguiente, los pescadores de esponjas, ahora trabajando para el gobierno Griego, volvieron al sitio y durante los próximos diez meses se recolectaron muchas más piezas, tanto en mármol como en bronce, de los restos del naufragio, todos los cuales fueron llevados al Museo Arqueológico Nacional de Atenas a limpiar, volver a montar y clasificar.

Entrada al  Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Resultado de imagen para Museo Arqueológico Nacional de Atenas

Los pescadores de esponjas en el barco Symian en Antikythera.

689E0A5EF08D2A04E0F827FCD5EE2E61

Participaron además el barco de la marina Mykali el buque de vapor Syros transportando civiles y después llegó en torpedo de la marina Aigialeia.

La tripulación abordo del buque Mykali.

Fue la primera a gran escala excavación arqueológica submarina del mundo, aquí el buque Symian frente Anticitera.

Symiako-Kaiki

Se hallaron monedas:

Resultado de imagen para monedas de Pérgamo,

 

Entre las obras de arte se encontraba la llamada estatua juvenil de Anticitera:

Resultado de imagen para Antikythera Juvenil

La conocida como  el retrato de bronce de un filósofo con barba:

Resultado de imagen para Antikythera bronze portrait of a bearded philosopher,

Otros artefactos encontrados fueron accesorios de bronce para muebles de madera, cerámica, piezas de cristal, una lámpara de aceite y el artículo 15087.

El artículo 15087 fue descrito como un bulto de bronce del tamaño de una caja de zapatos, que parecía tener un exterior de madera.

Dentro había lo que parecía ser piezas de metal fundido y que era difícil decir lo que era.

Con tanta emoción temprana centrado en las esculturas, el artefacto número 15087 no recibió atención por lo que fue apartado y pospuesta su fecha de clasificación.

Resultado de imagen para mecanismo de anticitera

Entonces el día 17 de Mayo de 1902, un arqueólogo griego llamado Spyridon Staïs cuenta que al ver que el exterior de madera se había quebrado probablemente como resultado de la exposición al aire y que el artefacto en el interior tenía muchas piezas de bronce en varios pedazos se interesó.

Stais

Mirando de cerca, Spyridon Staïs pudo leer algunas inscripciones en griego antiguo,  de dos milímetros de altura, grabado en lo que parecía ser una esfera de bronce.

Notó también los dientes del engranaje triangulares de diferentes tamaños.

Se le hacía imposible, en el año 1902 Spyridon Staïs sabía que aquel tipo de engranaje fue utilizado hasta el décimo cuarto siglo, 1400 años después de que el barco se hundió.

Stais

Pensó que era un reloj mecánico

Los primeros análisis de lo que se conoció como el Mecanismo de Anticitera siguieron dos enfoques principales.

Una especie de astrolabio.

Un astrolabio era un dispositivo astronómico que fue ampliamente conocido en el mundo islámico en el siglo VIII y en Europa a principios del siglo XII.

Los astrolabios fueron utilizados para contar el tiempo y determinar la latitud con referencia a la posición de las estrellas; marineros musulmanes a menudo los utilizan, además, para calcular los tiempos de oración y encontrar la dirección de la Meca.

Resultado de imagen para astrolabio

 

El otro enfoque sugirió que podría posiblemente ser la legendaria esfera de Arquímedes, que Cicerón había descrito en el primer siglo antes de Cristo como una especie de planetario mecánico, capaz de reproducir el movimiento del sol, la luna y los cinco planetas que pueden ser vistos desde tierra sin un telescopio que son Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

mecanismo de Anticitera cara planetario

Hubo una tercera postura, reconociendo la complejidad del artefacto, se dijo que el mecanismo de  Anticitera debía haber venido de un naufragio posterior o que cayó de un barco que pasaba.

Sin embargo, en ausencia de cualquier evidencia abrumadora la teoría de que era astrolabio dominaba.

No fue hasta el año de 1958 en que se volvió a estudiar al mecanismo de Anticitera.

Derek de Solla Price, un miembro del Instituto de Estudios Avanzados, en Princeton, fue a Atenas para examinar el mecanismo.

Resultado de imagen para derek de solla price antikythera

Fueron 82 piezas las que sometió a estudio Derek de Solla Price.

Imagen relacionada

 

Al principio, el artefacto no le decía nada, pero luego notó que tenía marcas e inscripciones.

Detalle del mecanismo

Derek de Solla Price llegó a la conclusión de  que el mecanismo era un antiguo “ordenador”, que podría ser utilizado para el cálculo de los eventos astronómicos en el futuro cercano o lejano:

La próxima luna llena, por ejemplo.

Se dio cuenta de que las inscripciones en el manecilla giratoria grande eran marcas del calendario que indican meses, días y los signos del zodíaco.

No se realizaron mayores avances.

Fue hasta el año 1971 que a Derek de Solla Price y un radiólogo griega, el Dr. Charalampos Karakalos, se les permitió hacer los primeros rayos X y rayos gamma del Mecanismo y esas imágenes bidimensionales mostraron casi todos los dientes de los engranajes restantes.

Resultado de imagen para anticetera mechanism X-Tek

Derek de Solla Price desarrolló un dibujo esquemático de una reconstrucción hipotética de los trabajos internos del Mecanismo.

Resultado de imagen para anticetera mechanism X-Tek

En 1974, Derek de Solla Price publicó su investigación en forma de una monografía de setenta páginas titulado “Los engranajes de los griegos.”

Dentro de las conclusiones se estableció que dentro del mecanismo de Anticitera habían 27 engranajes.

diseño 27 ruedas de engranaje

Así mismo Derek de Solla Price fue la primera persona que contó los dientes de los engranajes.

Cada diente de cada rueda suponía otra incógnita.

Resultado de imagen para mecanismo de anticitera

Había dado con la clave.

Engranaje de cerca

Derek de Solla Price se dió cuenta que si sabía el número de engranajes podría darse una idea de la utilidad del mecanismo.

Identificó un engranaje de 127 dientes en la radiografía que tomó y en otro llegó al diente número 235.

Números muy importantes en la Astrología de la Grecia antigua.

Los antiguos Griegos desarrollaron la Astrología que consideraban una rama de las matemáticas.

Eran capaces de trazar el movimiento de los cuerpos celestes en el espacio, calcular las distancias y la geometría de sus órbitas.

¿Sería que todos esos conocimientos fueron encerrados en la mecanismo de Anticitera para conocer los movimientos celestes del vecino más cercano?

El número 235 fue clave para entender los ciclos de la Luna y estaba unido al número 19.

El número 235 que había encontrado Derek de Solla Price era la clave del mecanismo para computar los ciclos de la Luna.

eclipses

Los griegos sabían que de una luna nueva a la siguiente pasaban 29.5 días lo que era un problema a su calendario de 12 meses ya que 12 por 29.5 nos da un resultado de 354 días, once menos que el año solar, el año natural.

Por lo que las estaciones de un año solar en su calendario dejarían de estar sincronizadas.

Cuentas días en año solar con meses lunares

Pero los griegos sabían también que cada 19 años solares o naturales se volvían a alinear las estaciones

19 años solares por 365 días es igual a 6,935 días que divididos entre los 29.5 días del calendario mensual de la antigua gracia nos proporciona un total de 235.

Cada 19 años todo se volvía a alinear.

Ese fue el primer secreto revelado.

El engranaje de 127 dientes le dió a Derek de Solla Price otra pista sobre sus funciones.

Le sirvió para entender otra función relacionada con nuestro satélite natural:

El aparato también mostraba las revoluciones de la Luna alrededor de la Tierra.

Antiguo griego examinando el cielo

Los griegos sabían que aunque la Luna tarda 29.5 días en volver a coincidir con el sol, solo tarda 27.3 días en coincidir con una misma estrella en el cielo.

Así que 27.3 días es lo que tarda la Luna en dar una vuelta a la tierra.

Tenemos de nuevo el ciclo de 19 años.

27.3 días por 19 años solares es igual a 6,934.2.

6,934.2 divididos entre 27.3 días es igual a 254 ciclos.

Quiere decir que la Luna tenía que pasar 254 veces para que todo se volviera a alinear.

Pero era un número muy grande de engranajes así que la solución fue dividirlo por la mitad.

La mitad de 254 es igual a 127.

Quedaba un engranaje en la parte trasera sin precisar ya que se decía que tenía 222 o 223  dientes.

Eso fue resuelto hasta el mes de Octubre de 2005, un camión se detuvo fuera del Museo Arqueológico Nacional de Atenas, lugar donde se encuentra en exhibición el mecanismo de Anticitera.

Resultado de imagen para anticitera mechanism

Los trabajadores comenzaron a descargar una máquina de rayos X de ocho toneladas de peso que su diseñador, Sistemas X-Tek de Gran Bretaña, había llamado el Bladerunner.

La llave que permitió entender mejor los fragmentos encontrados fue recurrir a un tomógrafo especial, fabricado en el Reino Unido exclusivamente para esta investigación.

Resultado de imagen para anticitera mechanism blade runner x ray machine

Era la puesta en marcha del Proyecto de Investigación-del Mecanismo de Antikythera.

Una investigación multidisciplinaria cuya finalidad era reconstruir, leer las inscripciones y reproducir en formato 3d el mecanismo de Anticitera.

Después de que la máquina se instalara en el interior del museo, la primera pieza a examinar, Fragmento D.

nikon metrology industry research antikythera

Los conservacionistas no podían limpiar la mayor cantidad del material corroído sin dañar el artefacto y se esperaba que la tecnología moderna podría revelar la antigua tecnología en su interior.

El Bladerunner comenzó a zumbar.

Emite un haz de rayos X que pasa a través del fragmento, de modo que una imagen se registra cada vez que el plato giratorio se mueve una décima de grado.

Un giro de trescientos sesenta grados produce tres mil imágenes y el equipo requiere una hora de montar todas las imágenes en una representación en 3-D de lo que el fragmento se parecía en el interior.

Aquí un ejemplo:

Ya teníamos el 19, 254 y el 127 que Derek de Solla Price había encontrado en el engranaje, faltaba saber si era 222 o 223.

El número 223 del gran engranaje resulto ser la clave de todo el mecanismo de Anticitera.

Se trataba del periodo de 18 años que describe el ciclo de 223 meses utilizados para predecir eclipses.

Es lo que llamaríamos el ciclo de Sarus .

Descubrieron que cada 18 años se repetían los acontecimientos por lo general.

También se podía leer el ciclo calípico de 76 años, dividida en cuatro secciones con los nombres de los cuatro juegos panhelénicos (incluida la Olimpiada) más otros dos de menor importancia; uno de ellos permanece sin descifrar.

Trenes de cálculo lunar de la máquina de Anticitera, vista posterior. Imagen base: © 2008 Tony Freeth, Images First Ltd. (Clic para ampliar)

El Sistemas X-Tek permitió conocer casi en su totalidad lo escrito en el mecanismo de Anticitera.

Con ayuda de este tomógrafo, los expertos pudieron leer los textos escritos con letras de tan solo dos milímetros de tamaño, incrustadas en las partes laterales del cajón de madera que constituye el mecanismo de Anticítera.

Hasta 1972 habían sido descifrados tan solo 923 caracteres de las inscripciones, mientras que el equipo actual consiguió leer 3.400.

Máquina de Anticitera

En la parte posterior  del mecanismo -un cajón de madera de 33 centímetros de altura, 18 de anchura y 8 de profundidad- había dos círculos, uno para el zodiaco y otro para el calendario egipcio.

Resultado de imagen para mecanismo de anticitera

En la parte lateral había un botón que al girarlo ponía a funcionar una treintena de engranajes colocados sobre diez ejes que accionaban a su vez las manecillas de los dos círculos.

Mediante este mecanismo y a partir de las posiciones planetarias en un momento concreto se podían predecir eclipses solares y lunares con hasta 19 años de antelación.

Incluso podían saber el color que tendría el eclipse.

Los estudiosos están de acuerdo en que era una calculadora mecánica, que se utilizó para replicar en miniatura los movimientos celestiales.

Se sabía lo que eran los engranajes, pero no se sabía donde se proporcionaban los resultados.

Esos estaban contenidos en el fragmento F.

Donde se constató que no solamente se predecían eclipses, sino también la hora en que sucederían.

Esquema del mecanismo de Anticitera.

Aunque el mecanismo de Anticitera conserva treinta de sus engranajes (27 en el mecanismo principal del fragmento A y tres en los fragmentos B, C y D) los especialistas coinciden en que para tener sentido mecánico debía contar al menos treinta y cuatro y posiblemente treinta y cinco.

Resultado de imagen para anticitera mechanism

Todos los dientes de los engranajes son triángulos equiláteros.

El propósito primario del mecanismo era mostrar diversos datos de índole astronómica en una serie de manivelas  circulares situadas en la cara frontal y posterior, con otras más pequeñas en su interior.

Reconstrucción por ordenador, en vista anterior y posterior, del mecanismo de Anticitera completo en su caja, sin las puertas que lo cerraban y sólo con los textos recuperados.© 2008 Tony Freeth, Images First Ltd. (Clic para ampliar)

La esfera frontal presenta dos escalas concéntricas.

La exterior está indicada con los 365 días del calendario egipcio, basado en el ciclo sótico, que podía moverse para compensar el día bisiesto cada cuatro años.

Cabe reseñar que el primer calendario grecorromano con años bisiestos, el juliano, no se instituyó hasta el 46 aC.

El mecanismo de Anticitera precedería, pues, a este adelanto en varias décadas y puede que hasta un siglo.

La otra escala que tiene la parte frontal es la ubicación de los planetas visibles desde la Tierra.

Sin duda alguna, se pudo leer el 96% del total escrito

Reconstrucción de las inscripciones en el mecanismo de Anticitera, a partir de las imágenes obtenidas por tomografía de rayos X. Imagen: © 2005 Antikythera Mechanism Research Project. (Clic para ampliar)

Debido a que al leer las instrucciones que se encontraban escritas dentro de la caja, se sabía su propósito y se hizo su replica:

Imagen relacionada

Se hizo una reconstrucción virtual:

Una reconstrucción en 3D:

Y hasta una reconstrucción por medio de piezas Lego.

Respecto al autor del artefacto.

De acuerdo a los meses que se encuentran escritos en el mecanismo se puede saber que son procedentes de la antigua Corinto.

Así que el mecanismo debía proceder de Corinto o de un de sus colonia fundadas, por ejemplo al otro lado del mar, Siracusa.

Resultado de imagen para corinto siracusa

De allí era el lugar de nacimiento del mas brillante de los matemáticos e ingenieros griegos:

Arquimides.

Imagen relacionada

Lidereadas por Marco Claudio Marcelo los Romanos se apoderaron de de Siracusa en el año 214 antes de Cristo.

Resultado de imagen para Marco Claudio Marcelo

El General Marcelo ordeno que no mataran a Arquimides pero según el historiados Griego Plutarco, un soldado sorprendió a un anciano pintando círculos en el suelo, se negó a moverse y el legionario lo atravesó con su espada.

Resultado de imagen para arquimedes

El general Marcelo llevó personalmente dos objetos a Roma, dijo que eran maquinas propiedad de Arquimides.

Se piensa que pudieron ser las primeras versiones del mecanismo de Anticitera.

150 años después, en Roma, el gran consul Ciseron escribió que había visto una de las maquinas de Arquimides en casa de Cayo Sulpicio galo Marcelo, nieto del victorioso general Marcelo.

Ciseon escribió:

“Arquimides había ideado una forma de representar con presicion y mediante un único dispositivo los diversos y divergentes movimientos de los cinco planetas con sus diferentes velocidades.

Así mismo los eclipses solares que hasta ahora han tenido lugar”

Algo así describió Cícero.

Planeario

Sin duda alguna para llegar al desarrollo del mecanismo de Anticitera, la llamada primera computadora del mundo se realizó una evolución.

La palabra computadora abarca todo lo que puede hacer cálculos y resolver problemas.

Por lo que se puede decir que los ordenadores han existido desde mucho antes de que se realizara el mecanismo de Anticitera y obviamente desde antes de que se encontrara.

Puede ser que hayan existido los ordenadores desde los tiempos en que hemos tenido la capacidad de contar y calcular.

Uno de los primeros ejemplos de lo anterior podrían ser el hueso de Ishango:

Resultado de imagen para hueso Ishango

El hueso tiene una serie de muescas talladas y aunque no se sabe que representan esas muescas, a menudo se ha sugerido que son una forma de contar o calcular calendarios.

Resultado de imagen para hueso Ishango

Qué paso con esa tecnología griega, por qué nunca se desarrolló?

 ¿Por qué se perdió?

Como tantas otras cosas, con la caída de los Griegos y luego la caida de los Romanos, los conocimientos “emigraron” hacia el oriente, donde los bizantinos los guardaron por un tiempo y luego pasaron a los eruditos árabes.

El segundo artilugio con engranajes de bronce más antiguo que se conoce es del siglo V  y tiene inscripciones en árabe.

En el siglo XIII los moros llevaron esos conocimientos de vuelta a Europa.

Los relojeros fueron los que siguieron transmitiendo el conocimiento de los engranajes.

¿Qué tenemos entonces?

La conclusión es simple:

La fabricación sin defectos del mecanismo de Anticitera sugiere que había una serie de mecanismos predecesores que aun no han sido descubiertos, que tal vez nunca vayan a ser descubiertos o simplemente desaparecieron con el paso del tiempo..

El cielo de la noche era la televisión del mundo antiguo, no había otra cosa que ver de noche.

Las personas eran mas cocientes de los movimientos de los astros.

El mecanismo de Anticitera no es la única prueba de que las civilizaciones anteriores eran técnicamente mucho más hábiles que nos imaginamos que eran.

Accidentalmente se rescataron los artefactos mas bellos de la antigua Grecia.

Debemos agradecer a dos tormentas el poder conocer al mecanismo de Anticitera ya que se hubiera perdido tal vez para siempre.

Se conocía que a antigua Grecia tenía engranajes de madera, pero no de metal.

El mecanismo de Anticitera es el artefacto más complejo encontrado de todos los tiempos.

Después de su desaparición no se tiene evidencia de un artefacto tan complicado por los próximos mil años.

Ahora sabemos que el Mecanismo Antikythera es un artefacto construido con el fin de predecir fenómenos astronómicos y muestra también los diferentes ciclos del sistema solar.

La máquina podría rastrear y predecir dónde estaban los planetas así como predecir los eclipses lunares y solares.

Reconciliaba el año controlado por el sol con el mes controlado por la Luna.

El mecanismo de Anticitera estaba dentro en una caja de madera, que no sobrevivió el paso del tiempo.

Una caja que contenía todo el conocimiento del mundo, el tiempo, el espacio y el Universo.

Los llamados artefactos fuera de lugar son evidencia cuando se presentan teorías de conspiración.

Pero el mecanismo de Anticitera estaba perfectamente ubicado en el tiempo con respecto al conocimiento del Sol, la Luna, los planetas y las estrellas.

El mecanismo de Anticitera es un instrumento protocientífico tan avanzado en su época que no volvió a ser posible hasta milenio y medio después.

Y es único en el mundo:

No se conoce ninguno más ni nada siquiera parecido.

Ya que a pesar de esculturas de bronce eran comunes en la antigua Grecia, sólo un número pequeño han sobrevivido ya que el bronce se vendía como chatarra, se fundía, se acuñaba en monedas o se refundía en armamento por lo que la mayoría de los artículos han sido recuperados de naufragios.

Las antiguas civilizaciones sin duda alguna se inspiraron en los cielos para construir una máquina exquisita que capturó la compleja relación del tiempo y los acontecimientos.

Aprendemos con el paso del tiempo pero también olvidamos con el paso del tiempo.

Cuando milagrosamente nos llegan inesperados Artefactos de la antigüedad debemos hacer una pausa y reflexionar.

El mecanismo de Anticitera no es OOPArt.

No, no es un artefacto fuera de lugar.

Al no vivir en ese tiempo o al vivir en el tiempo actual y no estudiar sobre la cultura de aquel tiempo antes de opinar, nos convierte a nosotros en OOPPer.

Esto es:

Personas fuera de lugar.

Hay que tener respeto y no restarles merito a todos los involucrados en que tengamos en nuestras manos actualmente una computadora, entre ellos se encuentra el constructor del mecanismo de Anticitera.

IMAGINATE sin duda alguna el mecanismo de Anticitera era el articulo más valioso del barco en el tiempo en que lo transportaban y el Artículo que menos importaba en el tiempo en que lo recuperaron.

 

MISTERIO RESUELTO 0068.

Post dedicado a:

Lic. Adrián Sánchez y Lic. Omar Mendoza.

Donde el misterio es meticulosamente diseccionado para que deje de ser misterio.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *